El Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora comenzó con el deseo de una mujer de profundizar su vida espiritual cuando visitó a un joven sacerdote en París, Francia, el Padre Henri Caffarel. Después de reunirse con  su esposo, la pareja presentó al padre a otras tres parejas; ahi se inicio el plan de reunirse para reflexionar sobre el matrimonio cristiano. El 25 de febrero de 1939, estas cuatro parejas se reunieron con el Padre Caffarel y así nació el primer equipo del Movimiento. A partir de la inspiración y reflexión del Padre Caffarel con los primeros miembros de los “Grupos de Caffarel”, se desarrolló gradualmente un método común para las parejas que desean vivir su amor más profundamente en Cristo.

En 1947, el padre Caffarel redactó y puso en práctica “La Carta de los Equipos de Nuestra Señora”. Los medios establecidos en la Carta son el compromiso de vivir el Evangelio. “Los Puntos concretos de Esfuerzos”, particularmente “el deber de sentarse”, son característicos de la vida diaria de las parejas en los Equipos.

En 1960, el Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora recibió el primer reconocimiento oficial de la Iglesia a través de una carta del cardenal Feltin, Arzobispo de París. En 1975, el Consejo Pontificio para los Laicos otorgó el Decreto de Reconocimiento de los Equipos de Nuestra Señora como Asociación Católica.

Finalmente, en 1992, el Consejo Pontificio para los Laicos otorgó un Decreto de Reconocimiento como “Asociación Privada de Fieles”. El reconocimiento oficial por parte de la Iglesia es de alguna manera una afirmación de la considerable labor del Padre Caffarel y de las parejas con las que emprendio el camino a la Santidad. Murió el 18 de septiembre de 1996 en Troussures, Francia, a la edad de 93 años. El 25 de abril de 2006, Monseñor André Vingt-Trois, Arzobispo de París, dio una cálida bienvenida a la propuesta de Equipos de Nuestra Señora para promover la causa. Para la canonización del padre Caffarel.

Aprenda más acerca del Padre Henri Caffarel